Saltar al contenido

+34 911 438 385

BODA SEGURA

Prepárate para los posibles riesgos de tu boda

La planificación de una boda puede ser tan emocionante como estresante, especialmente, si surge un contratiempo inesperado. Prepararte para los problemas más comunes y contar con las soluciones que te aportan los seguros de bodas, te ayudará a mantener la calma y a evitar la ansiedad si ocurre uno de estos riesgos.

Desde cubrir los costes a trasladar la celebración a otro día si sucede algún problema inesperado, un seguro de boda puede solucionarte el evento y evitar pérdidas mayores.

¿Qué imprevistos y accidentes pueden suceder en una boda? En este artículo te lo contamos y te ofrecemos la mejor solución para que nada impida que celebres tu gran día.


1. Clima extremo

El clima puede ser el mejor amigo o la mayor la pesadilla de una boda. La mayoría de las parejas sueñan con una boda soleada y con luz natural mientras se dan el «sí, quiero». Por desgracia, el clima es imprevisible.

No sólo la lluvia puede estropear tu boda. Asegúrate de que el lugar de celebración tiene acceso a calefactores portátiles si hace frío y de que la decoración se mantendrá en su sitio en caso de viento fuerte.

Menciona en tu invitación si alguna parte de la boda es al aire libre para que los invitados puedan prepararse en consecuencia y llevar gafas de sol, chaquetas, paraguas o lo que sea necesario.

Aun tomando todas las precauciones, este hermoso acontecimiento puede verse afectado por un temporal, como la gota fría, una tormenta de nieve al estilo Filomena, vientos huracanados y un sinfín de desastres climatológicos inevitables.

Situaciones como éstas provocan rabia, estrés y sentimientos de desesperación. Sobre todo, cuando se recuerda la cantidad de dinero que se puede perder debido a los gastos no reembolsables. Además, la pareja tendrá que pagar aún más para posponer la boda buscando las nuevas fechas, trasladando a los proveedores e informando a los invitados. Y, por supuesto, comenzar otra vez de nuevo.

2. Daños al equipo y a la propiedad

Cuando se reserva un lugar para la celebración, nadie piensa en los posibles accidentes. Cientos de cosas podrían salir mal en el lugar y causar daños en la propiedad del local o en el equipo alquilado si una boda se descontrola. En tal caso, los anfitriones tendrán que pagar un coste adicional cuando los invitados o el propio evento dañen el equipo alquilado o el lugar donde se celebra la recepción.


3. Problemas con los proveedores

Los proveedores juegan un papel fundamental en el desarrollo de la celebración y si uno de ellos falla, provocarán una brecha significativa en el evento.

Es imposible imaginar una boda sin comida, música o fotos. Por ejemplo, si se trata de un proveedor de catering que desaparece, los anfitriones tendrán que posponer la boda para otra fecha. No obstante, el aplazamiento por incomparecencia resulta bastante costoso.

Desgraciadamente, los proveedores pueden quebrar en cualquier momento por multitud de razones y, normalmente, sin previo aviso. En tal caso, el seguro de bodas te cubriría la pérdida de los depósitos pagados a los proveedores para que no pierdas tu inversión y puedas contratar un nuevo servicio.

4. Fallos en el vestuario

Las manchas, los desgarros, la falta de botones y la mala confección son desastres potenciales que pueden arruinar tu atuendo nupcial cuidadosamente planificado. Para evitar errores de ajuste, asegúrate de probarte el traje o vestido completo unos días antes de la boda. De este modo, si algo no se ajusta correctamente, no tendrás que correr para arreglarlo la mañana del gran día. Pero si aun así tu vestido sufre un fallo catastrófico, la única solución será adquirir uno nuevo y, en tal caso, será el seguro de boda quien cubrirá con los gastos.

Sin embargo, para situaciones de emergencia, pide a una de tus damas de honor que lleve un pequeño kit de costura, tiza, muchos imperdibles, cinta adhesiva y quitamanchas. Con estas herramientas en tu arsenal, deberías ser capaz de manejar cualquier mal funcionamiento de vestuario para que no estropee tu gran día.

5. La gente importante llega tarde

Lo último que quieres es estar esperando para casarte si alguien vital para la ceremonia no se encuentra en el sitio. Si vais a recorrer cierta distancia entre el lugar donde os preparáis y la ceremonia o entre el lugar del casamiento y el banquete, aseguraos de salir con tiempo. Igualmente, comprueba en Internet si hay algún concierto, festival u otro evento importante en la zona que pueda suponer un riesgo para el tráfico y planifica tu ruta en consecuencia.

Por último, una buena manera de asegurarse de que todos los asistentes a la boda lleguen a tiempo es organizar el traslado con una empresa de transporte. De este modo, podrás estar absolutamente seguro de que todos salen juntos y nadie se queda atrás.

6. Enfermedades

La enfermedad puede aparecer cuando menos lo esperas. Obviamente, si alguno de los novios cae enfermo lo más seguro es que la boda se posponga. No obstante, puede que no seas tú o tu futuro cónyuge, sino que sea un familiar muy allegado y del mismo modo, tengáis que aplazar la boda. Si este fatídico imprevisto sucediese, los seguros de bodas cubrirán tanto a los novios como a los invitados.


7. Pérdida de fotos o vídeos

Cuando la boda haya pasado y creas que todos tus recuerdos están seguros, piénsalo de nuevo. Los errores humanos y los accidentes pueden suceder, incluso cuando se trata de fotógrafos profesionales pueden borrarse los archivos o estropearse los negativos. Por lo que, si llegase a pasar, los seguros de bodas cubrirán los costes adicionales que todo esto suponga.


Protege tu boda y luna de miel con un seguro

En tu gran día hay mucho en juego y a pesar del empeño que podáis poner en asegurar que todo funcione perfectamente, Murphy sabe jugar sus cartas. No importa lo organizada que pienses que está tu celebración, los desastres o percances pueden acabar sucediendo y sin un seguro de boda, tu día de ensueño podría convertirse rápidamente en una pesadilla.

Llegados a este punto, el seguro de boda será la mejor garantía, ya que cubrirá el coste del aplazamiento y todos los gastos no reembolsables.

Para evitar el estrés indeseado e innecesario de cualquier circunstancia imprevista, el seguro de boda te permitirá planificar tu día perfecto con la tranquilidad de saber que la celebración, el viaje y los pagos están protegidos.

Fotógrafo, estilistas, grupo musical, restaurante, meteorología extrema, todo tiene que salir como el anfitrión lo planea y, en caso de que surjan problemas, los seguros de bodas serán tu mejor solución.

Imagina que se cancela el vuelo del viaje de novios o el hotel no ha efectuado la reserva ¿Os vais a quedar sin vuestra luna de miel? Contando con un seguro de boda tanto el desembolso que supone el viaje, el retorno en caso de necesidad, así como el aplazamiento están asegurados.

En Lisa Seguros, sabemos lo importante que es tu boda por eso queremos protegerte de cualquier imprevisto o problema que pueda surgir. Te ofrecemos el mejor seguro de bodas con todas las coberturas al mejor precio. Contrátalo ahora y que nada estropee tu gran día.