Saltar al contenido

+34 911 438 385

FISCALIDAD

Gastos de boda deducibles en Hacienda ¿Cuáles son?

¿Te preguntas si los gastos de boda son deducibles? ¿Hay que declarar los regalos de boda? ¿Te conviene realizar la declaración conjunta? Te lo contamos.

Las bodas son una de las celebraciones más importantes de nuestra vida y, como tal, implican un desembolso de dinero considerable. Por eso, es normal preguntarse si los gastos de la boda son deducibles en Hacienda, los regalos tributan o si a partir de ahora conviene realizar la declaración conjunta. En este artículo resolvemos todas tus dudas.

La mejor fórmula para salvaguardar nuestra inversión del gran día es con un seguro de boda. ¡Evita riesgos innecesarios y protege tu celebración!

En primer lugar, hay que tener en cuenta que una boda no desgrava en Hacienda y que los gastos de boda como tal -restaurante, vestido, flores, etc.- no son deducibles, al igual que tampoco lo son nuestras compras del día a día. No obstante, sí que hay ciertos gastos que podemos deducirnos por medio de la siguiente estrategia: la donación.

Es decir, podemos desgravarnos todos aquellos gastos que sean donativos. En este caso, lo primero que se nos viene a la cabeza son los costes de la iglesia, que al tratarse de un donativo es posible deducirlos. De igual modo, si donamos el vestido a una organización sin ánimo de lucro o la decoración floral, también sería posible.  


Qué es la declaración conjunta

La declaración conjunta es la modalidad tributaria que permite realizar la declaración de la renta de forma conjunta, siempre y cuando las personas integren una unidad familiar.

Generalmente, el IRPF se declara de manera individual, pero existen ciertos casos en que se puede realizar conjuntamente y presentar una única declaración. ¿Cuándo es posible? Cuando la pareja esté casada, tenga hijos o en ambas situaciones.

No obstante, elijas declarar de forma individual o conjunta, a la hora de rellenar la declaración de la renta siempre es necesario -y obligatorio- indicar el estado civil y la situación familiar. 

¿Cuándo es recomendable presentar la declaración conjunta?

Lo más habitual es presentar la declaración individual, salvo si uno de los miembros de la pareja carece de ingresos.

No siempre es conveniente la tributación en común, ya que para obtener reducciones en la base imponible cuando se presenta una declaración conjunta se tienen que dar una serie de circunstancias. En concreto que una de las personas que forman la pareja no trabaje.

Por otro lado, las reducciones dependen del tipo de unidad familiar que conformemos. Por ejemplo, la Agencia Tributaria puede conceder reducciones de hasta 3.400 euros anuales para matrimonios con hijos menores de edad.

Teniendo en cuenta lo anterior, estos son los casos en los que sí conviene realizar una declaración conjunta:

  • Cuando uno de los dos miembros del matrimonio que conforman una unidad familiar no tenga una fuente de ingresos.
  • Si uno de los dos tiene ingresos muy bajos.

Ante la duda, lo mejor que podemos hacer es probar a cumplimentar el borrador de forma individual y de manera conjunta para descubrir cuál es la opción más favorable.


Y los regalos de boda, ¿se declaran?

Una de las mayores dudas que generan las bodas en materia fiscal es si se deben declarar o no los regalos de boda. La respuesta es afirmativa: los regalos de boda tributan.

Siempre que se superen los 3.000 euros existe la obligación de declarar los regalos de boda mediante el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, como cualquier otra donación. En este sentido, tendremos que presentar una declaración por cada uno de los regalos.

Si no lo hacemos nos puede generar problemas. ¿Por qué? Porque siempre que se realice un movimiento de dinero sin justificar, Hacienda puede entenderlo como un movimiento extraño. Por este motivo, cuando recibamos una transferencia como regalo de boda -ya sea individual o del grupo de amigos- tenemos la obligación de declarar el regalo ante la AEAT. En caso contrario, Hacienda puede abrirnos una investigación.

¿Pero y los regalos en especie? En este caso la respuesta es ambigua, puesto que en el supuesto de pongamos una cafetera, no tendría sentido. Sin embargo, si un familiar cercano nos regala un coche o la entrada de un piso, entonces hay que declararlo como Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones sin lugar a dudas.

¿Qué ocurre con los sobres de dinero? ¿También hay que declararlos? En teoría sí, aunque en la práctica se trata de una fuente de ingresos muy difícil de demostrar. Por lo tanto, muchas parejas deciden no hacerlo. Aunque, siempre lo mejor es no manejar grandes sumas de dinero en metálico y declararlo para evitar problemas.

En definitiva, una boda genera ciertos ingresos, pero también supone un gran desembolso de dinero. Por eso, si quieres proteger la inversión que has realizado en tu boda, contrata un seguro de bodas que te cubra ante cualquier imprevisto que pueda surgir.