Saltar al contenido

+34 911 438 385

cosas que pueden salir mal en una boda
CONSEJOS PARA UNA BODA

Los 7 errores más comunes al organizar una boda

¿Sabes cuáles son los 7 errores más comunes al organizar una boda? Descúbrelo en este post y evita cometer estos errores en la planificación de tu boda.

No dejes que los errores de planificación arruinen tu boda.

Cuando organizas tu boda, quieres que el gran día sea absolutamente perfecto, sin embargo, todavía existen algunos fallos muy habituales que demasiadas parejas cometen.

La buena noticia es que son muy fáciles de evitar y gracias a los consejos de planificación que te ofrecemos, los errores de la boda serán cosa del pasado.

¿Quieres saber cuáles son los errores a evitar en una boda más comunes? Continúa leyendo.

1.      Asumir que un cierto número de invitados no asistirá a la boda

La estadística general es que aproximadamente el 25% de los invitados responden «no» a una boda. Sin embargo, hay que tener en cuenta que simplemente es una suposición.

No puedes dar por hecho que un cierto número de invitados no acudirá, ya que normalmente, el lugar de celebración posee un límite en cuanto al número de personas que puede acoger. De la misma forma, si el presupuesto tiene poco margen de maniobra para asumir invitados adicionales, será un problema y lo último que quieres el día de tu boda son problemas.

Para evitar esta situación piensa bien desde el principio a quién vas a invitar y asegúrate de que te respondan cuánto antes. En este sentido, escalonar las invitaciones es una buena manera de asegurarse de que se alcanza el tamaño ideal de la lista de invitados.


2.      Dejar que otro dicte la lista de invitados

Las personas que asisten a tu boda, además de ser una elección personal, influyen en el ambiente general de la misma. No es lo mismo que invitéis a vuestros amigos y familiares más queridos, que a una tía abuela a la que ni siquiera conoces o a los amigos de tus padres simplemente por quedar bien.

Solo vosotros dos deberíais tener la última palabra sobre la lista de invitados de vuestra boda. Así que, no debéis dejar que otra persona dicte quién va a asistir y no debéis sentiros culpables por invitar solo a las personas con las que os sintáis cómodos compartiendo esa parte de vuestra vida.

Elegir a las personas para complacer a un familiar puede dar lugar a una situación complicada, así que lo mejor es invitar a quien tú consideres. Después de todo, es el día de tu boda.

3.      No tener un plan B si el tiempo empeora

A la hora de organizar una boda al aire libre tenéis que estar preparados para las inclemencias del tiempo. Ten en cuenta que puede llover, coincidir con una ola de calor o de frío extremo, un temporal, etc.

Habla con el restaurante y pregunta si en caso de climatología adversa podéis disponer de un lugar interior, cubierto o acondicionado que os permita celebrar el banquete en las mejores condiciones.


4.      Olvidar contratar un seguro de bodas

Imagina que un familiar muy cercano se pone enfermo o tiene un accidente. Incluso os puede suceder a vosotros, los propios miembros de la pareja que no pueden acudir a la boda. También puede pasar que un proveedor quiebre y os deje colgados, el tiempo meteorológico sea un infierno y mil imprevistos más. ¿Qué podemos hacer en estas situaciones si no queremos perder la enorme inversión que supone una boda? Contratar un seguro de bodas.

Contrata un seguro de bodas y olvídate de los acontecimientos inesperados que puedan arruinar tu gran día.

Gracias a un seguro de bodas cualquier imprevisto quedará cubierto y vosotros podréis organizar el gran día con la mayor tranquilidad, ya que en caso de que ocurra alguna situación extrema que pueda arruinar vuestro día, un seguro de bodas puede proteger vuestra inversión, cancelar la boda o cambiar el día sin que os suponga ningún gasto extra.

5.      No establecer un presupuesto de la boda

Otro de los errores a evitar en una boda más comunes es no fijar un presupuesto de gastos firme.

Muchas veces, uno empieza a reservar proveedores y a hacer compras sin tener un presupuesto en mente, y luego se sorprende al descubrir que ya ha gastado la mayor parte del dinero y ni siquiera se ha contratado la mitad de lo necesario.

Para evitar caer en este fallo, lo primero que hay que hacer al comenzar a organizar una boda es elaborar un presupuesto y establecer unos límites de gastos por conceptos.


6.      Sentirse incómodo con el fotógrafo

No hay nada peor que sentirse incómodo durante las fotos de la boda y decepcionarse cuando te entreguen el álbum.

La forma más fácil de sentirse cómodo con un fotógrafo es ponerse delante de su cámara y la oportunidad perfecta para hacerlo antes de la boda es fijando una sesión de compromiso.

Así, no sólo obtendréis unas preciosas fotos de compromiso profesionales, sino que descubriréis las habilidades de vuestro fotógrafo para que os haga las mejores fotos el día de vuestra boda.

7.      Pasar por alto la prueba de peinado y maquillaje antes de la boda

No intentes probar un nuevo look de belleza justo antes de la boda.

Cuando te levantas la mañana de tu boda quieres que tu peinado y tu maquillaje sean perfectos. Por este motivo es esencial que al organizar una boda no pasemos por alto la prueba de maquillaje y peluquería.

Puedes programarla para el mismo día que la sesión de fotos de compromiso y aprovechar el look.

No obstante, asegúrate de fijar la fecha unos meses antes de la boda para que, si tus ideas originales no funcionan como esperabas, tengas tiempo de encontrar nuevas inspiraciones y programar otra cita.

¿Quieres proteger tu boda frente a los imprevistos? Contrata nuestro seguro de boda de forma rápida y sencilla, te garantizamos las mayores coberturas al mejor precio.