Saltar al contenido

+34 911 438 385

ACTUALIDAD DEL SECTOR

2022: El año del amor

Desde marzo de 2020 muchas parejas han pospuesto su boda por precaución, para evitar las restricciones o para celebrarla con la mayor normalidad posible. Parece que 2022 es el año elegido por muchas de ellas para celebrarla por fin, pese a que todavía hay cierta incertidumbre.
Tras dos años de pandemia, nos hemos acostumbrado a vivir con un baile de restricciones y medidas sanitarias. Restricciones en aforos, mascarillas en exteriores, prohibición de sentarse a la mesa más de 6 personas… toda una serie de normativas sanitarias que han hecho que muchas parejas hayan pospuesto sus bodas. En 2022, con un alto índice de vacunación y la relajación de las normativas sanitarias muchas de ellas han decidido dar el paso.
La mayoría de las empresas de celebración de bodas han notado un aumento desmesurado en la demanda para este año. Tiendas de ropa nupcial, fotógrafos, floristas y por supuesto hoteles, restaurantes especializados y fincas. Algunas de ellas no tienen ya ningún fin de semana libre (viernes, sábado y domingo) para este año e incluso tienen reservas para 2023.
Sin embargo, los hosteleros no acaban de ver estos números con el optimismo que lo hacen otros sectores. Son conscientes de la elevada volatilidad en las demandas, y si antes calculaban un pequeño porcentaje de bajas en los comensales, ahora saben que pueden ser mucho más elevadas.
En realidad, es algo que todos asumimos con cierta resignación. Los planes pueden variar o tener que cancelarse. En una boda pueden fallar muchos invitados por estar en cuarentena e incluso es posible que uno de los contrayentes o los padrinos lo estén.
Por eso, la posibilidad de asegurar la celebración de la boda es una garantía de seguridad para los novios. Tener la posibilidad, por un precio muy ajustado, de cambiar una vez la fecha sin perder el dinero invertido en la celebración es ganar en tranquilidad. Además, el seguro de bodas no solamente cubre los gastos del banquete, también de floristería, fotógrafo.. y en el mismo seguro está cubierto también la luna de miel.
De esta manera, si al final la fecha tiene que retrasarse no hay mayor problema. Preparar una boda supone un esfuerzo económico importante y tener la tranquilidad de saberse cubierto en caso de imprevistos, no tiene precio.
Si estás pensando en casarte, asegura tu boda con nosotros. Es fácil, rápido y económico.